Sporting Cristal cae ante Atlético Paranaense y es eliminado de la Copa Libertadores de América

Atlético Paranaense de Brasil eliminó por penales a Sporting Cristal de Perú en Curitiba y clasificó a la fase de grupos de la Copa Libertadores. Foto: Hector Montoya/Aficionline.com

Atlético Paranaense de Brasil eliminó por penales a Sporting Cristal de Perú en Curitiba y clasificó a la fase de grupos de la Copa Libertadores. Foto: Hector Montoya/Aficionline.com

Por Paolo Valdivia 

Un doloroso adiós. Sporting Cristal cayó derrotado por penales 5 – 4 ante Atlético Paranaense de Brasil, en el partido de vuelta por la fase previa de la Copa Libertadores de América.

Todo pintaba bien, el conjunto cervecero pudo resistir al conjunto brasileño durante todo el primer tiempo,  hasta que en la etapa complementaria, Manoel anota el primer tanto para el cuadro local por medio de una pelota parada y un error del arquero, Diego Penny, en el minuto 62.

Cristal, fiel a su raza copera, sacó a relucir su fuerza y empató casi al instante. Irven Ávila anotó el gol al minuto 63 tras aprovechar una desconcentración del conjunto brasileño. Con esto, Cristal clasificaba a la fase de grupos.

Se les vino la noche

Todo pintaba bien hasta que el cansancio y la presión les comenzó a afectar a los ‘bajopontinos’, eso, sumado a las expulsiones de Adam Balbín y de Alexis Cossio, concluyó en que al minuto 95, se cometiera un penal y expulsión del jugador Marcos Ortiz, tras una serie de rebotes en el área celeste y una mano del mismo jugador.

Ederson transformaría el tanto que le daría vida al conjunto brasileño y los obligaría a ir a la tanda de penales.

Estuvieron a un pie de la clasificación

Atlético Paranaense inició la tanda de penales, Ederson, Fran Merida, Natanael y Mosquito anotaron, fallaron Nathan y Deivid. Por Cristal metieron el gol Lobatón, Cazulo, Advíncula y Nuñez, y lo fallaron Marcos Delgado, Calcaterra y Pedro Aquino.

El Sporting dejó pasar una gran oportunidad tras ir arriba por 2 goles en los penales. Ahora regresan con más pena que gloria, tras dejar todo en una dura cancha brasileña.